278 Views

Cuando sirves un plato de carne en tu restaurante quieres que el comensal se deleite y disfrute al máximo de su plato. Y los comensales más carnívoros, querrán disfrutar de una carne cocinada correctamente y que saque todos los sabores de la carne a relucir. Es crucial evitar ciertos errores que harán que tus platos de carne terminen en una gran decepción al llegar a la mesa.

Antes de cocinar

Uno de los primeros errores que se pueden cometer es sazonar solo un lado de la carne. Es importante que el sazonado quede bien repartido por toda la superficie de la carne para que el sabor sea homogéneo. Si además haces un marinado con alcohol a la carne, el triunfo de tu plato quedará asegurado.

Y, hablando de sabores homogéneos, un truco que te servirá es cocinar la carne a temperatura ambiente, es decir, que no la cocines directamente del frigorífico. Cuando se cocina la carne sacada del frío de la nevera, su temperatura es irregular en distintas zonas y se cocinará de manera también irregular.

A la hora de cocinar

Lo primero que debes tener claro para cocinar la carne perfecta es que la plancha, sartén o donde vayas a cocinar la carne, debe ser una superficie bien caliente. A los amantes de la carne le gusta que esta retenga todo su sabor y sus jugos y sellar la carne cuando se cocina te asegura que esos jugos se retengan. Una sartén fría y un filete de carne que no se sella inevitablemente deja que se escape el sabroso jugo de la carne.

Eso sí, cuando se haga a la parrilla, es importante dejarlo solo en la parte más caliente mientras se sella: a continuación debes cocinarla más lentamente en la zona más fría para que no se queme. Además, mientras la carne se cocina, hay varios errores que debes evitar cometer a toda costa: primero, evita pinchar la carne para ver si está hecha, solo harás que se escapen todos los jugos; segundo, por la misma razón de antes, ¡no aplastes la carne! Y tercero, intenta voltear el trozo de carne tan solo una vez, así quedará con más jugos atrapados dentro.

Además, también existen trucos para cocinar tipos específicos de carne, como por ejemplo cómo cocinar la carne roja en su punto.

Servir la carne

A la hora de servir la carne se debe evitar servirla nada más sacarla del fuego. No la dejes enfriar, pero dejarla reposar unos minutos ayudará a conseguir esos jugos que tanto nos gustan al comer carne.

Y por último, un error que se suele cometer mucho: es importante sazonar la carne también antes de servirla. Durante el cocinado, la carne perderá por el camino parte de esos sabrosos condimentos que le dan un toque especial, así que una ayudita antes de emplatar irá fantástica para sacarles una sonrisa a tus comensales con ese plato de carne estrella.

Share
Go Top WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner